Coro de Cámara de Madrid

20 ANIVERSARIO

Durante este curso 2018-2019 se van a cumplir 20 años desde la creación del Coro de Cámara de Madrid, allá por el año 1998. Creemos que es una cifra lo suficientemente importante como para crear este apartado dentro de nuestra página web, con la intención de resaltar en él, los distintos acontecimientos que desde aquél momento, se han ido produciendo en la historia de nuestro Coro.

De este modo se irán publicando a lo largo de este curso, recuerdos, efemérides, conciertos, certámenes, premios…. En definitiva pequeños y grandes momentos a destacar en la brillante trayectoria de nuestro Coro de Cámara de Madrid.


Orígenes y creación del COCMA

Comenzamos por mirar a nuestros orígenes, hace ya 20 años.
El Coro de Cámara de Madrid empezó a trabajar ya, como un grupo de entusiastas amantes de la música coral (9 cantores y un director), en enero de 1998, si bien se registró como Asociación Polifónica Matritense en diciembre del mismo año, adoptando para el coro el nombre de Coro de Cámara de Madrid en la asamblea del 1 de diciembre de ese mismo año.

Los promotores de la asociación fueron los cantores Ángeles Calvo, Javier Fernández de la Peña y Joaquín Huéscar, junto con el director Antonio Fauró. Y el local de ensayo inicialmente estaba en la escuela Ephos de estudios farmacéuticos, que prestó su apoyo a la asociación. Allí estuvo hasta finales de 1999, cuando pasó a ensayarse en los locales de la parroquia de Santiago el Mayor, en la calle Montserrat.

Se planteó como una asociación que integraba el Coro y Orquesta de Cámara de Madrid (COCMA), si bien la orquesta no llegó a hacerse estable.

El primer director del COCMA fue Antonio Fauró, ofreciendo el primer concierto, el 13 de julio de 1999 en la iglesia de Los Jerónimos, con obras de autores del siglo XX (Castelnuovo-Tedesco, Rautavaara, Vaugham Williams y Britten).

Durante los primeros años de funcionamiento, el repertorio del coro fue muy variado, abarcando desde el Clasicismo de Mozart y Haydn hasta las obras contemporáneas de autores como el finlandés Rautavaara o el húngaro Mátyás Seiber, pasando por el Romanticismo y el siglo XX e incluyendo además un divertido repertorio de piezas corales de zarzuela.

En el año 2004, el COCMA acomete una segunda etapa, de carácter ciertamente breve. Asume la dirección del grupo Guillermo Bautista, alumno de Antonio Fauró. El repertorio se orienta especialmente al Romanticismo centroeuropeo (Liszt, Brahms, Schumann…) más el Requiem de Gabriel Fauré y un ciclo de villancicos rumanos de Bela Bartok. Tanto el Réquiem de Gabriel Fauré como el Via Crucis de Ferenc Liszt se interpreta en diversos lugares de la Comunidad de Madrid y su escenificación en La Granja de San Ildefonso (Segovia) (2005).

Como anécdotas recordamos que, en una de las interpretaciones del mencionado Via Crucis, aún con Fauró como director, en la iglesia de Las Calatravas de la calle de Alcalá, ocurrió que a mitad del concierto se quedó “enganchada” una nota Mi en el órgano. Antonio intentó continuar la actuación a pesar de este inconveniente que, más que como una nota pedal, se comportaba como una auténtica trompa wagneriana incansable e insoportable. Por supuesto, hubo que tirar la toalla en pocos minutos y cancelar el resto del concierto.

Otra vez, interpretando con Guillermo piezas de Schumann, en perfecto alemán, en el auditorio de CCOO, se fue la luz en la sala. A pesar de ello, seguimos cantando en la penumbra bajo los oscuros gestos del director, pero, eso sí, ahora con un texto un tanto improvisado, diríamos que mezcla de español, latín, esperanto… e incluso una pizca de alemán.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies